El pasado 9 de enero emprendí una de mis aventuras, ó mas bien,un entrenamiento de fondo.
El 1 de enero de este año decidí planear mi viaje en bicicleta para Roldanillo, fije como fecha de salida el 9 de enero, ya que iba a asistir al campeonato nacional de parapente el 12 de enero allí mismo.
Todo mi equipaje lo envíe con un amigo y prepare mi bicicleta de ruta Giant con una luz frontal. luz trasera, un par de neumáticos de repuesto, herramientas básicas, geles y bebida isotónica de Actimax e inflador.

bici       bici actimax
Salí de mi casa en La ilusion al norte de Medellin a las 3:30 H y tome la ruta hacia el sur, hice mi primera parada en el municipio de La Pintada a las 8:00 H, me comí un buen desayuno, pues necesitaba combustible hasta la hora del almuerzo.
A las 13:00 H hice mi segunda parada en La Botija despues de Irra, almorcé, me hidrate y continue la ruta, tantas veces que pase en carro por esta via y no conocía lugares y paisajes tan espectaculares, ademas no sabia que esta carretera era casi todo subida con una inclinación interminable que en un automóvil no se percibe.

A las 17:00 H llegue a Santa Rosa de Cabal y fin del ascenso, ya la ruta se tornaba en descenso casi todo hasta Cartago y de ahí en adelante solo valle. A las 18:30 H que pase por Cartago, me hidrate y continue ya con la noche encima y con mi luz frontal descargada, pues olvide cargar bien la su batería.
Mi única guía era la linea blanca de la berma y los destellos de los vehículos que pasaban de vez en cuando. Estaba tranquilo por que la luz trasera si estaba full carga y era muy visible para los conductores que transitaban detran de mi.
Pedaleando solo yo, tanto rato sin hablar con nadie ni escuchar música, tuve mucho tiempo de pensar y deconectarme del mundo pero a veces el dolor en el trasero me desconectaba y volvía a la realidad.
A las 21:00 H llegue a mi destino, Roldanillo, realice un buen estiramiento,luego me repuse con 2 arepas llenas de carne y chicahrron, cerveza fría y después para el hotel a descansar por que mañana hay que volar.
Una linda experiencia lo repetiría cada año si me es posible, aprovechando que viajo en enero a la primera valida nacional de parapente.

gps        mapa         mapa2

Total de distancia: 316 km en 17:17:10

Red Bull X-alps 2015, My blog in the redbullxalps.com 

 

Alex Villa (COL) prepares for flyght during preparations for the Red Bull X-Alps at Zwoelferhorn, Austria on June 28th 2015

Alex Villa (COL) prepares for flyght during preparations for the Red Bull X-Alps at Zwoelferhorn, Austria on June 28th 2015

Fui el único latino que aplicó para participar en la versión numero 7 de esta dura carrera, considerada la carrera mas extrema del planeta y la mas exigente en el mundo del parapente, se realiza cada 2 años, y eligen a los mejores 33 atletas en esta modalidad.

Fue un privilegio para mí ser aceptado y estar corriendo al lado de los mejores del mundo.

La cita fue para el 5 de julio de 2015 en Salzburg – Austria. Mi equipo estaba conformado por Mayer Zapata, Lucho Jiménez e Isabel Bernal de Colombia y Chris Reudenbach de Alemania.

 

Nos dieron a conocer la ruta 4 meses antes de la carrera para que cada uno preparara su estrategia y entrenamiento, desafortunadamente yo no pude viajar a los alpes mucho antes para hacer un buen reconocimiento y entrenamiento, solo estuve 14 días recorriendo la ruta y me di cuenta que fue muy poco tiempo.

El día  2 de Julio , se realizo un prologo, una carrera previa con 3 waypoints, 30km aproximadamente de recorrido, esta salió de la playa del lago en Fuschl– Austria, donde deberíamos correr hasta el primer waypoint en la estación de sky Zwölferhorn , despegar y volar hacia la siguiente baliza, otra estación de sky llamada Schafberg, para luego ir a la meta en la playa de Fuschl nuevamente.Yo entre en la posición 15.

 

La gran Carrera. 1080 km.

Día 1, Julio 5.

Nos encontrábamos en Salzburg, en la plaza de Mozart los 32 atletas, ya que faltaba uno de mis favoritos contrincantes, mi amigo Clement Latour, que se retiró unos días antes  debido a una lesión. Estábamos ansiosos, la plaza se llenaba de publico cada vez mas, se escuchaba el helicóptero sobre nosotros haciendo tomas de video, los periodistas nos entrevistaban y la presión crecía.

La largada fue a las 11 am, empezamos a correr hasta el primer waypoint, Gaisberg ,a 5km en línea recta, de ahí emprender el vuelo hasta donde las condiciones del día lo permitieran, este fue un vuelo de mucho estrés, pues debíamos pasar por 5 zonas de espacio aéreo restringido CTR, con limites de altura diferentes que no se podían invadir, las térmicas estaban potentes, y nos tocaba hacer maniobras de descenso para no pasar el limite de altura, plegadas, orejas, spines, espirales, todos haciendo maniobras, la adrenalina corría por nuestra sangre.

Una hora y media después marque el segundo waypoint, Datchstein ,volando junto con los otros e hice un gran vuelo de mas de 100km, quedando a 30 km de el tercer waypoint en kössen Alemania esa noche corrí lo que mas pude para quedar cerca, y pasar la noche allí a 15 km de la baliza, (Aschau- Chiemsee).

 

Día 2, Julio 6.

5 am, ya estaba de pie, desayune y arranque a caminar hacia Kampenwand -Aschau Chiemsee ( el tercer waypoint), llegue a las 11 am aproximadamente, llovió toda la mañana, el día no prometía vuelo, este era un sitio de vuelo en Alemania con un buen despegue, pero el viento estaba de cola, luego llego Coconea y Steve Nash y decidieron no esperar y siguieron caminando para buscar despegue al otro lado de la montaña, yo espere y con Pascal e Iván Colas a que mejoraran un poco mas las condiciones climáticas y despegamos a la 1 pm con el viento ya enfrentado, después de luchar por unos 30 minutos con las térmicas de sotavento mi vario dejó de sonar, se descompuso y era muy difícil centrarlas, Iván y Pascal, lograron treparse y pasar la montaña hacia el suroeste y yo me aterrice en la parte alta de la montaña sobre la ruta y camine durante dos horas para encontrar otro despegue, logré despegar y volé un par de horas mas, eran mas de las 6 pm y la actividad térmica estaba muriendo, estaba un poco desorientado y nadie de mi equipo me contactaba y me desvié 8 km hacia el noroeste donde aterrice ese día, pero cuando me reuní con el equipo me di cuenta que perdí el rumbo y me toco regresar caminando en sentido contrario 8 km, fueron 16 km de perdida de energía , primer error por falta de comunicación en el equipo.

Camine hasta las 10:00 pm hasta un pueblo llamado Hammer en Alemania, donde pasamos la noche en un camping.

 

Día 3, Julio 7.

5: 30 am, emprendimos camino, Chris, Lucho y yo hacia un pico llamado Aiplspitze a 1750 mt de altura, tardamos 2 horas en subir e improvisamos un despegue, el día estaba muy turbulento, despegue a las 11am y  me dirigí hacia la ruta , solo pude volar unos 20 km, el viento estaba muy fuerte y la cizalla muy baja. Camine hasta las 10:30 pm hasta un lugar llamado Silvenstein Dam , una represa al lado de la vía donde el campamento ya estaba instalado, justo a tiempo porque nos sorprendió una fuerte tormenta, un mal pronostico para el siguiente día.

 

Día 4, Julio 8.

5:15 am desperté y mi desayuno estaba listo, mi equipo hacia muy bien esta labor, Lucho cocinaba delicioso, mi novia me tenia la ropa lista, mis suplementos e hidratación , Mayer tenia los instrumentos cargados y Chris la ruta marcada.

Emprendí la caminada, ese día llovió bastante, la ruta consistía en pasar por el norte del Zusgpitze (Alemania) y llegar a Lermoos , el waypoint numero 4, en Austria. A medio día estaba pasando por Garmisch y me estaban esperando mis amigos de la UP junto con mi equipo con un delicioso recibimiento, pizza y jugo frío, ( Gracias Junior y Analena) esas cosas te suben la moral.

Continúe la caminata con Mayer que me acompaño hasta la baliza en Lermoos, eran como las 6pm, la estrategia era seguir caminando y subir otra montaña para bajar volando, con el riesgo de que si no se podía despegar, tocaba pasar la noche allí. Ese día camine en total 85 km aproximadamente. Lucho me acompaño en esta caminada, un ascenso por la pista de Sky Marienberg en Biberwiber Austria, tardamos una hora aproximadamente en llegar a la cima y darnos cuenta que el viento estaba de cola, ya eran las 9 pm y teníamos que buscar refugio, entonces empezamos a descender por el otro lado de la montaña y encontramos una carretera que nos llevo a una casa que funcionaba como restaurante por temporadas, solo tenían pan y cerveza , no podíamos negarnos a esa cena, el hambre era mas fuerte. Pasamos las coordenadas al resto del equipo para juntarnos. Esa noche la furgoneta se descompuso por embrague.

 

Día 5, Julio 9.

5:30 am ya de pie para salir, mi equipo tenia la estrategia de terminar bajando de la montaña y subir a otra que estaba en frente, Simmering, un lugar donde había una zona de altura limite CTR, pero una puerta virtual con un techo mas alto por donde podía pasar volando  con mas  altura. Cuando me encontraba en la cima de dicha montaña, no tenia comunicación con mi equipo para saber bien las coordenadas de la zona prohibida, antes de subir no se hizo una buena planeación de la ruta y por eso hice un mal vuelo usando el limite de altura que recordaba, error numero 2.

Camine hacia un despegue en Oetz y me pasaron 4 pilotos en vuelo, rápidamente despegue y trate de alcanzarlos, pero solo pude pasar uno de ellos, a Iván Colas, el viento estaba muy fuerte, volando con viento de cola a mas de 75 km/hora, aterrice en un ventury aterrador con viento de otro valle que se intersectaba allí,(Zwieselstein -Austria)  en total volé aproximadamente 41 Km , fuel un mal día.

Ya mi equipo tenia una estrategia ,subir a un glaciar (Similaun) y pasar la noche en el refugio Martin Busch Hütte en el cual hicieron reserva telefónica, estábamos a contrarreloj, el cierre del día de carrera era a las 10:30 pm y llegamos justos con el tiempo a paso rápido. Fue un gran riesgo, pues si no alcanzábamos a llegar en la hora tocaba pasar la noche en sleeping y outdoor. La regla dice que después de las 10:30 pm no puedes moverte a mas de 200 mt a la redonda o podrían penalizarme.

 

Día 6, Julio 10.

5:30 am estábamos de pie, y seguimos caminando hacia la cima a 3180 mt de altura en el glaciar , analizamos la zona y no encontramos un despegue apropiado , teníamos con viento muy cruzado, entonces como estaba temprano la decisión fue bajar caminando hacia el otro extremo de la montaña siguiendo la ruta y subir a otra montaña mas hacia el sur, tercer error, si estas en la cima de una montaña y hay condiciones de vuelo, busca la cara y el momento para despegar, pues se pierde un valioso tiempo bajando y subiendo de nuevo a otra montaña.

Ya estábamos en Italia y llegamos a un pueblito llamado Vernago, aquí nos topamos con un piloto local que amablemente nos indico el camino y nos acompaño en esta linda caminata, el en su bicicleta y yo caminando con mi novia que es una guerrera , llegamos al top de la montaña a un hermoso despegue improvisado, volé hacia la montaña del frente y permanecí 40 minutos girando ceritos, no logré tomar mas altura y decidí aterrizar lo mas alto posible para terminar de subir caminando la montaña y despegar del lado contrario, estaba en una montaña a 2700 mt de altura y casi no encuentro un sitio para despegar, pues esta montaña era solo roca y hielo, las rocas eran afiladas como cuchillo y corría el riesgo de cortar una línea, debía ser muy cuidadoso, entonces encontré un barranco con un espacio despejado como de 5 mt de ancho, puse mi vela en herradura casi en coliflor, espere un ciclo de viento suave, levante el centro de la vela y salte al vacío, fue un despegue muy arriesgado y nunca había usado esta técnica, pero funcionó.

En ese momento estaba desorientado y me contacte con Mayer , por que Lucho estaba reparando el carro en un taller, entonces estábamos confundidos, volé muy hacia el este y aterrice muy lejos de la ruta, mi cuarto error.

Pase la noche allí en St. Walburg- Italia  con el resto del equipo, Lucho llego en la noche y ya estábamos en la ultima posición de la carrera, tenía a Iván Colas a 15 km de distancia al otro lado de la montaña y a otros 4 pilotos los tenia a 25 km de distancia. Nos encontrábamos en un colador, un sitio muy estable, difícil de volar para mi.

Día 7, Julio 11.

6 am me levante, camine devolviéndome como 6 km que había volado equivocadamente y a las 9 am ya estaba en el despegue, en la montaña arriba de la pista de sky de Schwemmalm, un bello sitio para despegar, nos encontramos 2 pilotos locales los cuales despegaron antes pero uno de ellos aterrizo muy rápido y el otro se quedo girando un solo punto por mas de 30 minutos, eso quera decir que las condiciones climáticas no estaban tan buenas para hacer un vuelo interesante, decidí despegar e ir directo a la montaña del frente, en este trayecto  no encontré ninguna ascendencia, estaba muy estable el día.

Camine con Chris al top de esa montaña a 2500 mt de altura y despegue hacia la baliza Cima Tosa, pero no alcance a llegar, aterrice en Malé Italia, quede a 12 km en linea recta del Waypoint (Cima Tosa ) , ya eran las 7 pm, empecé a caminar, ese día use el night pass, nos dimos cuenta que Iván Colas ya estaba llegando a la baliza. Seguí caminando en una noche hermosa, mi novia me acompaño un rato y llegamos a Madonna Di Campiglio a las 3 am, allí estaba a solo 4,5 km de la baliza, pero el camino era vertical y escarpado, sabia que en 3 horas no iba a lograr llegar a la baliza y el plazo para eliminarme era a las 6 am. Pare un rato a pensar y decidí no arriesgar mi vida yendo hasta allí y no tenia posibilidades de adelantar a Ivan Colas.

 

Día 8, Julio 12.

A las 6 am recibí a llamada del director anunciando mi eliminación.

Fue un momento de alegría y tristeza, todas las emociones se mezclaban, nos abrazamos, nos reímos, lloramos.

 

Llegue a la conclusión que no estábamos bien preparados, pero di lo mejor de mí, todo esto fue ganancia.

Para tener éxito en esta carrera debes estar muy conectado con tu equipo y además de eso ellos deben conocer bien los Alpes tanto como el piloto , la predicción del clima es fundamental en todo momento, la comunicación y la planeación día a día.

Físicamente me sentí muy bien, no me salió ni una ampolla a pesar de las largas jornadas de caminata.

Habrá una próxima oportunidad y esta vez ya con la experiencia ganada, corregiremos todos los errores y nos prepararemos con mas tiempo en la ruta planteada. No estoy arrepentido de mis resultados, todo fue ganancia.

Le doy gracias infinitas a mi equipo: Mayer, Lucho, Chris y mi novia , por esa entrega y compromiso durante la carrera, fueron una gran compañía, y que mas se podía esperar de amigos de verdad.

A mis patrocinadores: Glidezeit, Mizuno Colombia, Garmin Colombia, Actimax, Oakley Colombia, Coldeportes, EfectuarFX.

Gracias a mi deportologo Javier Jiménez por su asesoría profesional en mi preparación, y a mi nutricionista Maximiliano de React.

Gracias a mi centro de entrenamiento y fortalecimiento Greenfit.

 

 

 

 

 

 

 

Vuelo VIVAC, Travesía del Cauca 2015

Luego de culminar con éxito la travesía VIVAC Medellín- Cali 2015 hace solo unas semanas, me embarqué en una nueva aventura que pretendía hacer un recorrido similar, pero esta vez desde la ciudad de Cali hasta la bella y colonial Santa Fe de Antioquia; aproximadamente 400 kilómetros de distancia que tuve el honor de compartir con dos grandes protagonistas del parapente en la escena global: Horacio Llorens, múltiple campeón del mundo en parapente de acrobacia y su compañero Thomas Dorlodot, quien también siente un especial gusto por romper récords con su vela en unos parajes increíbles.

Travesía del Cauca 2015 

El 12 de febrero desde el despegue Cerrito Valle el Paraíso comenzamos nuestro camino, el clima no estaban siendo amigable, el ambiente estaba frío y las condiciones difíciles para los vuelos cortos y largas caminatas se extendieron durante los 3 días siguientes como si la cábala del “Viernes 13” estuviera haciendo de las suyas, aunque de igual forma pudimos llegar al municipio de Toro, Valle. Habiendo recorrido ya una parte del itinerario, nuestro cuarto día de aventura se abría con unas condiciones climáticas inestables, perfectas para mantenernos en el aire.

La hazaña en parapente. 

A principios del año 2014 definí la fecha de inicio de esta travesía: el 19 de diciembre de ese año sería el día indicado para desplegar mis alas y cubrir el trayecto Medellín – Cali en parapente, un sueño que me acompañaba desde años atrás y que cumpliría solo o acompañado, estaba decidido. El calendario fue rodando hasta que llegó el momento, era viernes en la mañana y en la pista de despegue de San Felix nos encontrábamos Mayer Zapata, Sebastián Castro, Stefan Hodek y yo, un grupo de cuatro pilotos que estaban a punto de enfrentar las malas condiciones climáticas, que por esos días azotaban al Valle de Aburrá, con tal de poner en marcha este proyecto; el despegue y el vuelo fueron lentos con techos bajos, viento fuerte y pocas nubes.

Recuerdo que cuando era niño, pasaba las vacaciones en la finca de mis abuelos en Titiribí Antioquia. Lo que más me gustaba era subir a una montaña que tenia vista al Suroeste antioqueño, subía tan alto, que cuando iba en las mañanas estaba todo tapado por las nubes. Yo esperaba a que se despejara para ver entre ellas como se veía el paisaje que estaba detrás. Mientras esperaba, fantaseaba; imaginaba que era un pájaro que volaba en este lugar. A veces imaginaba que tenia un avión o una cometa. Me encantaba observar el vuelo de los pájaros, en especial el planeo de los Gallinazos o Zamuros, y muchas otras aves grandes que habitaban la zona. Cada vez quería subir a una montaña más alta y luego bajar corriendo, esto también despertó mi pasión por las largas caminatas para explorar qué había al otro lado de la montaña.
En casa construía cometas de papel con armazones de palitos de madera y las volaba en las temporadas de buen viento, me gustaba enviarlas lejos hasta que las perdía de vista.